no es por hablar pero...

jueves, 29 de octubre de 2009

Quién levanta las cosechas

Santiagueños soy señores, de vago tengo la fama, eso no me gusta nada, la cuestión quiero aclararla.
Si una vez cruzo los brazos, compañero no confunda, porque el trabajo en mi pago, precisamente no abunda.
Y otros tiempos ya me han visto hacha en mano revoleando, allá hundido en los obrajes, a los quebrachos volteando.
Y dirán que soy tranquilo, que hago vida perezosa, y no hay ser que por rascarme tengo las manos callosas.
Si nos vamos para el norte, cruzando los quebrachales con mis paisanos trabajo medio los algodonales.
Tal vez en tiempos q venga, con un poquitito y suerte, trabajando y cosechando allá me encuentre la muerte.
El trabajo de mis brazos haga flores en mi tierra que perfumen por los aires las cosechas santiagueñas.

lunes, 12 de octubre de 2009

Donde Habitan Los Idos

Algunos me podrán decir,
cómo consigue la flor
ese color fuerte carmín,
el color triste en la canción.

Se parece mucho a mi amor,
manitos del blancas del patio,
en las rendidas escuelas
del corazón del interior.

Algunos me podrán decir
cómo guardo este dolor
en que cajón del oriente
en que rincón del verano.

ADONDE HABITAN LOS IDOS
TAL VEZ ENCUENTRES NUESTRO AMOR
EL QUE NO VIVE MAS AQUÍ
Y LLORA LOCO SU PERDON.

Se parece mucho a mi amor
como nace en el campo,
el sentimiento colosal
del campesino luchador.

Algunos me podrán decir,
cómo nace este cuento
sincero, mágico y febril
que nunca tranza en la canción.

De donde nace esta oración
quizás sea el mas allá,
el que responda cuando yo,
no te ame mas Quellu Sisa.

Ernesto Guevara y Marcelo Mitre