no es por hablar pero...

jueves, 10 de noviembre de 2011

El "Embole"

Un monologo de Hernán Brienza en la radio, esta mañana me dejo pensando acerca de lo que se viene en un futuro cercano y lejano en términos de disputas políticas. Brienza hace hincapié en un vació argumentativo y teórico por parte de la oposición a Cristina y que conlleva a que no haya conflicto, que haya un estancamiento de la política. Y esto lleva a que la política se transforme en un “embole”. La pregunta que se hace el periodista de Tiempo Argentino es interesante porque dice… “¿No nos merecemos los argentinos unos cuantos años de “embole” en el tema político?

Esta pregunta lleva a dos cuestiones: La primera es si de verdad va a ser un embole como el lo plantea. Dentro del Kirchnerismo también va a haber una serie de disputas políticas, como ya se asemejan, La Cámpora y la CGT; El Sciolismo; El catalogado por algunos como el “Kirchnerismo Blanco” y el “Kirchnerismo Negro”. Y la otra cuestión es si esto sucede como pronostica Brienza, del “embole”, no es conveniente para nosotros, luego de tantos sobresaltos en estos últimos años especialmente, comenzando con el trágico 2001, la caída de De La Rúa, el gobierno de Duhalde, la primera etapa del Kirchnerismo, y la segunda ya con grandes sobresaltos con el conflicto con el campo. ¿Vendrán tiempos de tranquilidad para los argentinos? ¿Es bueno que vengan tiempos de tranquilidad? ¿Necesitamos unos años para descansar de tanto trajín?

Todo esto por supuesto dejando por sentado que el modelo se va a seguir profundizando, que la economía va a seguir creciendo, que se va a seguir avanzando en política de derechos humanos, en seguridad, en educación, en salud, en trabajo, etc. Tampoco hay que cometer el error de pensar que ya todo esta hecho y dormir en los laureles, falta mucho.

Tenemos 200 años de intensas luchas políticas, de grandes sobresaltos, cambios rústicos para la realidad, cosas que debimos aprender muy rápido, algunos que nos costo entenderlas en su momento. Quizás seria bueno que este periodo de Cristina 2011 – 2015, se lo pueda llevar con más tranquilidad que los anteriores, quizás no, y estemos condenados por nuestra historia a seguir teniendo estos hechos que marcan nuestra historia y la hacen tan apasionante. 

No hay comentarios.: